Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘INQUIETUDES DOCENTES’ Category

Pérdida de Roles

Frecuentemente se escucha a padres decir: “Quiero darle a mi hijo la libertad que yo no tuve”, “Yo soy un padre moderno”, “Hay que dejarles hacer”.


En la Escuela ¿qué sucede? El fenómeno de “modernizar la educación” se está dando tanto a nivel familiar como en el escolar.

La pérdida de roles se está produciendo en ambos sectores, al que se debe agregar el nivel de estudios secundarios. Muchos niños ya no tratan con respeto a los mayores, sean ellos sus padres, maestros o profesores. Son exigentes e incluso pretenden dirigir ellos las situaciones. En cuanto a los liceales, encontramos una desautorización al docente siempre intentando contradecir a la autoridad, sea ésta el director del centro de estudio o el padre.


Es compartible que el docente debe tener tanto la flexibilidad para adaptarse a la modalidad en formación del alumno, como la habilidad para explicar de diferentes formas, de modo que el alumno llegue a la comprensión del conocimiento transmitido. Así la escuela podrá ser un lugar donde el niño se siente feliz y cómodo.

Pero si al niño se le permite hacer lo que quiera, sin enseñarle, sin explicarle, puede ser que acierte o que se equivoque. ¿Eso es malo? No, no es malo. Es bueno que el niño pueda equivocarse para aprender de ello. Pero también es bueno enseñarle antes para que cuando se encuentre viviendo una experiencia tenga elementos para resolverla, para decidir bien. ¿Por qué? Porque caerse andando en bicicleta no reporta mayores consecuencias, pero hoy en día se viven muchas situaciones más graves por las cuales no se desea que los niños, sean éstos hijos o alumnos, se vean expuestas a ellas. Insistimos, lo importante es advertirlo con anticipación, aleccionarlo, e evaluar cada situación.

En cuanto a la pérdida de roles, cabe señalar que los niños, – como se dice de forma a veces irresponsable e incluso en tono de broma -, “hacen lo que quieren”… Pero, ¿sabe el niño lo que quiere? El niño sin elementos, sin educación, sin valores, no sabe concretamente lo que quiere. Cree que quiere algo, pero aún no sabe distinguir entre el deseo y el querer.


Esto suele ser más grave ún para el adolescente. ¿Qué quiere? No siempre lo sabe realmente. Comete muchos errores y desvíos en su conducta. Cuando el ser llega a esta etapa sin haber sido educado y preparado para las diferentes experiencias que va a vivir, no siempre pueden obviarse las consecuencias negativas que puedan producirse.

Si se le permite hacer lo que quiere desde pequeño, cuando crezca será más difícil contenerlo. Por eso el padre tiene que cumplir su rol de padre, enseñarle y que el niño obedezca, no ciegamente, sino porque el padre le ha enseñado y explicado antes, no le ha impuesto acciones sin fundamentos. Cuando ese niño crezca, sabrá que no es malo obedecer a su padre o madre porque seguramente ya ha comprobado que sus consejos le fueron útiles.

Del mismo modo, el docente, cuando es responsable en su función, enseña, explica y es quien dirige la clase. No es al niño que se le ha consentido la facultad de hacerlo. El niño debe respeto y obediencia al docente, del mismo modo que éste, con su ejemplo, debe respetar a sus alumnos.

Esto también debe enseñarse en el hogar. Respetar al que enseña, y comprender que el que lo hace quiere acercarle elementos obtenidos por el conocimiento y la experiencia, para ahorrarle así futuros disgustos. Con este loable propósito tiene cada ser la oportunidad de trabajar tanto en el ámbito de su propia familia como con los alumnos, para que esos roles vuelvan a ocupar el lugar que les corresponde.

El creador de la Logosofía nos ofrece una narración llamada “Recuerda estas palabras…”1, en el cual un padre escribe a su hijo algunos consejos, entre ellos:


Obedece a tus padres y no riñas más de lo necesario. Cuando se te diga que no tienes razón, cede y aquiétate. Unas veces la tendrás y otras no”;

Obedece al maestro que te enseña, y cumple con todos tus deberes”; y

Se dócil a todo cuanto se te indique para tu bien”.


1 “Intermedio Logosófico”, pág. 129, C.B.González Pecotche, Montevideo 1950.

Read Full Post »

Pérdida de roles

He estado reflexionando acerca de la pérdida de roles que se está dando, a nivel familia y a nivel centros escolares y liceales. Muchos niños ya no tratan con respeto a sus maestros, exigen mucho, no obedecen e incluso dirigen.

¿Qué está pasando?

“Casualmente” me enviaron poco después un link a un video de youtube en que un juez de menores de España habla sobre este tema.

Es cierto que se precisan docentes flexibles, que puedan adaptarse a la modalidad del niños, que puedan explicar de diferentes formas para que el alumno llegue a la comprensión, que es necesario que la escuela sea un lugar donde el niño se siente cómodo, y no un lugar donde se lo maltrata, pero no son buenos los extremos.

Muchas veces escucho a padres decir lo siguiente: “Quiero darle a mi hijo la libertad que yo no tuve”, “Yo soy un padre moderno”, “Hay que dejarles hacer”.

¿Y en la escuela qué pasa? Este fenómeno de “modernizar la educación” se está dando a nivel familia y escuela.

Si al niño le dejo hacer, pero no lo enseño a hacer, el niño se equivoca. ¿Eso es malo? No, no es malo. Es bueno que el niño a veces se equivoque para aprender. Pero también es bueno enseñarle antes para que cuando se encuentre en al situación tenga elementos para resolverla, para decidir bien, y no se equivoque. ¿Por qué? Porque caerse andando en bicicleta no es tan grave, pero hoy en día hasta drogas se consumen en las escuelas (sin generalizar obviamente), y yo, ¿ que quiero?, ¿Que mi hijo pruebe así aprende? No, ahí lo importante es educarlo antes. Hay que evaluar cada situación.

En cuanto a la pérdida de roles que se hablaba al principio, me refiero a que los niños, como se dice de forma a veces inconsciente e incluso en tono de broma, “hacen lo que quieren”.

Pero, ¿saben lo que quieren? No. No saben. El niño sin elementos, sin educación, sin valores, no sabe lo que quiere. Cree que quiere algo, y en realidad no lo quiere.

Peor aún para el adolescente. ¿Qué quiere? No sabe; realmente no sabe. Y comete muchos errores, y se dan muchos desvíos. Cuando el ser ya ha llegado a esa etapa, y no se lo ha educado antes para las diferentes experiencias que va a vivir, ya es un poco tarde.

Si se lo dejó hacer de chico, cuando crece es más difícil no dejarle hacer. Por eso el padre tiene que cumplir su rol de padre, enseñarle y que el niño obedezca, no ciegamente, sino porque el padre le enseña y le explica, y no le impone sin fundamentos. Cuando ese niño crece, sabe que no es malo obedecer a su padre o madre, y ya ha comprobado que sus consejos le han sido útiles.

Del mismo modo, el docente enseña, explica y es quien dirige la clase. No es el niño quien dirige, sino el docente. El niño debe respetar al docente, y debe obedecerlo. Y esto también debe enseñarse en el hogar; a respetar al que enseña, y comprender que ese que enseña quiere darle el elemento que ya obtuvo de la experiencia, para ahorrarle a ese niño algún disgusto.

Tenemos que trabajar cada uno desde el ámbito individual de su propia familia o sus propios alumnos, para que puedan volver a definirse esos roles que se perdieron.

Espero sus comentarios acerca de este tema tan importante, más aún en la actualidad.

Read Full Post »

Lo común y lo correcto

 

kids-grumpy.jpgReflexiones sobre comportamientos de por qué al momento de actuar correctamente hay que regirse por un pensamiento de bien y hay que hacerlo con gusto. Sin confundir esto con actuar por imposición o por un compromiso que genere pesar, ocasionando que algunos seres elijan actuar incorrectamente por desentenderse de esas obligaciones, por esto es realmente importante que en todo momento ese pensamiento esté presente y nos aleje de posibles desvíos, aún cuando en el mundo de hoy algunos seres, en el afán de obtener ciertos beneficios generalmente materiales o simplemente poco trascendentes para su vida, replanteen su propia conducta, y vayan en contra de valores morales que dignifican al ser, enriqueciendo la vida. Para evitar tales situaciones se debe cultivar esos valores, recorrer un camino de bien y de perfeccionamiento compartiéndolo en lo posible con los semejantes.

 

En la infancia los niños son puros, sanos, inocentes. Al transcurrir el tiempo y como consecuencia de la falta de orientación de parte de los mayores puede suceder que se encuentre en la escuela un alumno que tiene hermanos mayores a los cuales imite, trayendo al ambiente actitudes impropias de un niño y aún más comunes, no correctas, de un adolescente. Este es el niño que se expresa con la jerga adolescente, la actitud rebelde, exige la ropa a la moda, los chistes fuera de lugar, entre otras cosas. Este es el compañerito al que luego otros admiran e imitan. Ejerce tal influencia que son los “vivos de la clase” a los que algunos le copian en todo y que por debilidades no lo hacen con el estudioso, que habla y actúa correctamente. Lamentablemente aquel niño va a ser el más perjudicado pues los efectos se van a ver en la adolescencia cuando presente problemas de conducta, dificultades de aprendizaje y comportamientos desubicados e incorrectos muchas veces a causa de los instintos que cobran fuerza en esa etapa de la vida; ya que cuando no se está preparado los efectos pueden ser graves.

 

 

¡Cuanto podría haberle servido a ese niño un concepto de bien mas claro! ¡Cuántos golpes se dará en la adolescencia hasta comprender el beneficio de actuar y hacer el bien!

 

Es fundamental que en la familia se enseñe qué es lo bueno y qué es lo malo, el valor de regirse por el bien y el perjuicio de hacer lo contrario. Darle libertad al niño satisfaciendo todo lo que desea sin primero enseñarle a discriminar entre esos dos aspectos, es un error cuyas consecuencias suelen ser riesgosas. La libertad la brinda el conocimiento, de lo contrario esa libertad se transforma en algo negativo.

 

El niño tiene que saber elegir cual de los dos esfuerzos proporciona más elementos para sí mismo, para transformarse en una mejor persona; las actitudes o comportamientos que están a la moda, muchas veces siendo incorrectos, por ser precisamente una moda, cambian constantemente. Pero el concepto propio debe ser siempre bueno para dejar en los demás impreso el mejor recuerdo y en uno mismo la satisfacción de que se ha hecho todo lo que se tenía a su alcance para hacer lo correcto y que se sigue trabajando en la superación individual. El gracioso de la clase podrá ser el “vivo” pero en realidad en cuanto pueden todos se alejan de él porque se sienten incómodos a su lado o temen ser objeto de sus burlas. En cambio a un buen compañero, ubicado, discreto, honesto, solidario y de buenas intenciones, todos recurren en busca de consejos o buena compañía. Ahí se ve manifestado algo tan importante como es la correspondencia del bien que se da y que se recibe.

 

 

Se debe tener fortaleza y seguridad en el pensar y actuar para que frente a cualquier ambiente en que se hallen se sepa discriminar entre lo que es común que se haga y lo que es correcto.

 

Ejemplo de problemas a los que se pueden enfrentar los adolescentes: el que estudia es sobre el cual algunos se burlan; el que no estudia, molesta a los profesores, se ríe de sus compañeros, es por lo general el “popular” de la clase. Es el que la noche antes de un examen va a bailar y después le copia las respuestas a algún compañero. Pero, ¿quien fue el que actuó correctamente? ¿Él, o el que se quedó estudiando el fin de semana? Claro, los efectos de uno son más rápidos que los del otro. A la clase siguiente se comenta que lo vieron en tal o cual lugar, en cambio el otro compañero no recibe ningún beneficio comprobable para los ojos y el juicio ajeno. Pero siempre, a mayor esfuerzo, constancia y conocimiento hay mejores resultados.

 

 

No son inmediatos, llevan su tiempo pero son de un valor superior, y son los beneficios que reciben sólo los que tienen empeño en superarse. Proyectado al futuro, se verá que el primero difícilmente termine de estudiar por su falta de motivación y de voluntad y por ser propenso a lo fácil; no pueda hacer estudios profesionales y prefiera algún trabajo que no requiera mucho esfuerzo. El joven que estudia podrá luego tener un titulo universitario, conseguir un buen trabajo y rodearse de amigos con lo que comparta la dedicación y el interés en ser mejor. Esto no se da solamente en lo académico. El que tiene voluntad y determinación y disfruta del esfuerzo porque sabe con certeza a qué aspira, sabrá con mayor acierto el modo de aplicarlo a su vida interna, y tratará todos los días de ser algo más que la persona que fue ayer. Es quien ve con claridad que todo acto realizado en forma correcta, con buenas intenciones y con aspiraciones de superación, para el beneficio propio y el que pueda brindar con él a los demás, es un acto de bien. Este ser sabe que el bien requiere dedicación pero también sabe que los resultados son superiores.

 

Y si se está ocupado en una obra tan digna y tan elevada como es la del propio perfeccionamiento, tened la seguridad de que esto significa abrir un mundo de posibilidades para hacer el bien y que todo bien que se realiza con plena conciencia de su significado es un mal más que se desvanece de entre aquellos que por ignorancia se cometieron”.

 
Introducción al Conocimiento Logosófico, página 267/1

Read Full Post »

Quería plantear la inquietud de cómo incentivar al niño o adolescente a realizar su “homework”, sin sentirlo como un pesar.

Una manera que he comprobado eficaz es cuando se plantea un tema de interés para el estudiante, se lo aprovecha mediante la realización de diferentes ejercicios, tareas, juegos, entre otros, dentro de la clase; y luego como conclusión de esa unidad o tema se lo invita a realizar un deber, una presentación, un trabajo escrito, individual o grupal en su casa.

homework_help.gif

Muchas veces esto no genera entusiasmo cuando son tareas referentes a gramática, pero mientras se le den al alumno los elementos necesarios en clase para resolverlos en el hogar, no encuentra dificultad e incluso seprueba a sí mismo su capacidad, y los conocimientos adquiridos.

¿Qué otros recursos o técnicas han implementado en esta área? 

 

Read Full Post »